Freno de motor

Freno de Motor (I-VEB)

EL INTELIGENTE, MEJORADO FRENO DE MOTRO DE VOLVO VIENE ESTÁNDAR CON LA I-SHIFT

Nuestro nuevo I-VEB mejora nuestro exitoso Freno de Motor de Volvo con Software Inteligente.

Como varios conductores saben, el Freno de Motor Volvo (Volvo Engine Brake –VEB –) entrega un alto poder de retardo sobre todo el rango de velocidad y está integrado con el motor para ofrecer mayor seguridad y mayor vida del freno. Su diseño único provee de un frenado silencioso y efectivo en el rango de RPMs en el cual el conductor debe operar frecuentemente – 1,500 RPMs y debajo. Lo mejor de todo es que permite un descenso con completo control.

Con el I-VEB, el frenado es más inteligente que nunca.

I-VEB tiene un nuevo interruptor ergonómico de seis posiciones que es más cómodo y fácil de operar:

·         Posición “O” – Apagado.

·         Posición “A” – Control Crucero de Freno de Motor. En esta posición, el con Control Crucero habilitado y la velocidad del vehículo excediendo a la velocidad crucero definida por el operador, el freno de motor I-VEB se acciona automáticamente para mantener esa velocidad (dentro del límite del freno de motor).

·         1,2,3 – 40, 70, 100% de fuerza de frenado.

·         Posición “B” – Programa de Freno I-Shift. Con la I-Shift de Volvo, los controles de cada característica están integradas para un desempeño óptimo.

Con I-VEB, el operador no tiene que acercarse al tablero para ajustar el interruptor de freno de motor cada vez que el grado en la pendiente cambie.

Si un conductor desea descender una larga y estable pendiente en una velocidad constante, como 55 kph, necesita solo oprimir el interruptor  +/- al final de la palanca de control del freno de motor. El freno de motor I-VEB tomará el control desde ahí y mantendrá el camión a 55 kph sin importar el terreno (dentro de los límites del freno).

A 1,500 RPMs  el freno de motor I-VEB, genera una impresionante potencia de frenado de 350 HP, empequeñeciendo el desempeño de varios frenos de motor más grandes.

I-VEB es fácil de operar, tiene un control preciso con posibilidad de ajustes infinitos y máxima eficiencia de combustible, lo que le da como resultado un freno de motor que es la primera opción de operadores profesionales.