Rey de la carretera

Rey de la carretera

En la década de los años sesenta, el camión finalmente fue proclamado rey del transporte. Este logro se debió en gran parte a su flexibilidad y al hecho de que se hubiese creado una red de carreteras nacionales e internacionales que hizo posible que el transporte en camión resultase rápido, seguro y eficaz. En Suecia, comenzaron a lanzarse al mercado cabinas de seguridad acreditada.

En este época Volvo presentó los modelos TIPTOP/F88/G88 de Titan. La importancia que tuvieron estos modelos en la historia de los camiones Volvo es incalculable. Su eficaz cabina basculante proporcionaba un mejor acceso a los componentes básicos que la de los camiones N.

La cabina a prueba de impactos también ofrecía dependencias de gran calidad para dormir y vivir concebidas para uno o dos conductores. Asimismo, estos modelos ofrecían un nuevo motor y nuevos componentes del chasis y del sistema de transmisión.