Fabricación de motores

Fabricación de motores

Una serie de acontecimientos consolidan definitivamente la presencia de Volvo en el Perú, entre los que se destacan la adjudicación de la licitación internacional convocada por el gobierno en 1970, para el ensamblaje de vehículos de transporte pesado; en 1972, y la participación de AB Volvo en la licitación para la fabricación de motores diesel en el Perú y que en 1973 le fuera asignada, junto con Perkins de Inglaterra.

 

En 1974 las operaciones de Volvo del Perú se trasladan a la planta de la Carretera Central, en Ate-Vitarte. Allí se ensamblaron los modelos N7, N10 y N12, los que se sumaron a la producción de chasis de buses que había empezado ya dos años antes.