Protegemos la carga más valiosa

Protegemos la carga más valiosa

El caso de accidente más habitual es aquel en el que el camión vuelca o se produce una colisión frontal. En este caso -así como en aquellos accidentes en los que un objeto exterior golpea la cabina o esta se golpea contra el suelo- la principal tarea de la cabina consiste en transferir energía a la parte posterior del vehículo a fin de mantener en su interior un espacio suficiente como para que los ocupantes puedan sobrevivir.

Por este motivo, la estructura de la cabina está realizada en acero de alta resistencia con refuerzos en las puertas y en el frontal. Asimismo los anclajes de la cabina se han diseñado para ofrecer una cierta flexibilidad. Esta característica permite que la cabina se desplace hacia atrás a fin de minimizar la penetración y la deformación que probablemente podrían herir al conductor.

 
Todas las cabinas de Volvo cumplen con la norma sueca que regula la resistencia de las cabinas al impacto. Sin duda, la  normativa más estricta del mundo. Este conjunto de pruebas incluye un ensayo con péndulo sobre el frontal que, entre otras cosas, simula la colisión con los obstáculos presentes en la calzada cuando el camión vuelca. También se incluye una prueba con péndulo sobre la parte posterior que simula el impacto que sufre la carga al caerse y golpear la parte posterior de la cabina.