Consumo de combustible

Consumo de combustible

Guía para un consumo de combustible optimizado
La reducción del consumo de combustible es indispensable para la economía de una empresa. Pero lo es mucho más cuando se trata de proteger el medio ambiente. En Volvo, creemos en las ventajas de una tecnología más limpia. Es un objetivo que nos tomamos muy en serio. Solo para darle un ejemplo: en comparación con un camión que en 1980 efectuaba una tarea de transporte correspondiente, gracias al uso de motores diesel, el consumo de combustible ha disminuido aproximadamente un 30%.

Sin embargo, además del diseño de los motores y los vehículos, el consumo de combustible de los vehículos de transporte de mercancías está sujeto a una serie de factores, tales como la carga, el conductor, el equipamiento y las condiciones meteorológicas.

El conductor y el propietario
Aunque la resistencia al aire y a la rodadura, así como las especificaciones del sistema de transmisión influyen en el consumo de combustible, la carga sigue siendo el factor más preponderante en el consumo de combustible por tonelada y kilómetro. Para una empresa de transporte, la planificación de rutas y la carga constituyen los factores más significativos a la hora de reducir el consumo de combustible.
 
Especificaciones y equipamiento
El peso del tren y el estado de las carreteras por las que circula el vehículo determinan el modelo más adecuado para una actividad específica. Otro factor que debe tenerse en cuenta es que los motores más potentes y los trenes más pesados suponen un mayor consumo de combustible. Sin embargo, si se utiliza el cálculo de tonelada/kilómetro, el consumo de combustible se reduce cuando aumenta el peso del tren. Los distintos equipamientos y diseños también influyen en la resistencia del aire y, por tanto, en el consumo de combustible. Si hace la elección correcta desde el principio, el ahorro de combustible puede reducirse en más de un 10%.

Otros hechos relacionados con el consumo de combustible:

  • La conducción constante en pendientes o por ciudad (con las paradas que conlleva) aumenta el consumo de combustible en más de un 50%.
  • Cuando se conduce con viento y este sopla a una velocidad adicional de 10 m/s, el consumo de combustible puede aumentar en un 18%.
  • Si llueve o la superficie de la carretera está cubierta de nieve, aumenta la resistencia a la rodadura y el consumo de combustible puede verse incrementado entre un 10 y un 20%.
  • Si la velocidad disminuye de 90 km/h a 80 km/h, se reduce el consumo de combustible en un 6%.
  • Si el vehículo efectúa una parada adicional cada 10 km, el consumo de combustible aumenta en un 35 % aproximadamente. Si en un tramo de 10 kilómetros se efectúan 10 paradas y arranques, el consumo de combustible aumenta en un 130%.
  • El consumo de combustible puede aumentar hasta un 10% si no se efectúa el mantenimiento periódico del vehículo, si se utilizan piezas no aprobadas o si se dan ambas circunstancias.