“Igual que conducir un coche“

Dos primicias mundiales llevan la conducción por carretera a un nivel superior. Con la suspensión independiente y la dirección de piñón y cremallera, el Volvo FH ha adquirido cualidades que antes sólo se ofrecían en los automóviles.

Puede resultar difícil mantener la dirección de un camión en una carretera estrecha e irregular. “Normalmente es mucho más sencillo controlar un coche en esa misma carretera. El conductor se sienta a un nivel más bajo y tiene márgenes más amplios”, afirma Niklas Fröjd, especialista en dinámica de vehículos de Volvo. El coche presenta otra ventaja: la suspensión individual. Cada rueda del coche tiene un eje, de modo que puede rodar independientemente del resto.
 
“En el camón, cada par de ruedas comparten un eje. Por ello, una rueda influye en gran medida en el movimiento de la otra”, explica Niklas Fröjd. El nuevo Volvo FH equilibra un poco la situación. Si elige la nueva suspensión delantera individual de Volvo o IFS (Individual Front Suspension), disfrutará de unas cualidades de conducción en carretera muy superiores a las del resto de vehículos de gran tonelaje.
 
”La sensación de conducir un coche se ofrece de serie con todos los nuevos Volvo FH. Pero IFS lleva esto aún más lejos. El camión se balancea aún menos en las curvas y recorre tramos rectos como una flecha, aunque la carretera tenga baches”, afirma Niklas Fröjd.

“Con IFS, el camión se balancea menos en las curvas”

Una conducción aún más precisa

IFS es la condición previa de la otra primicia mundial para los camiones pesados: la dirección de piñón y cremallera. Esta tecnología, muy utilizada en el sector de los coches, mejora la sensación de control sobre la dirección y el contacto con la carretera. Al girar el volante de un vehículo con dirección de piñón y cremallera, las ruedas responden de inmediato. “Nunca ha sido tan mínima la diferencia entre conducir un camión y un coche”, afirma Stefan Axelsson, que lidera el grupo de Volvo que ha desarrollado las nuevas cualidades de conducción. Cuando hablamos de conducción, solemos olvidarnos de cómo ésta afecta a la eficiencia del conductor y, por consiguiente, a la rentabilidad de la empresa. “Unas cualidades de conducción óptimas restan tensión al manejo del vehículo. Esto ayuda al conductor a mantenerse alerta y a conducir de forma segura”, comenta Axelsson. “Además, un conductor descansado y alerta representa mejor a la empresa al llegar al destino y realizar la entrega al cliente.
Con IFS, el camión se balancea menos en las curvas

Cada nuevo Volvo FH ha mejorado la estabilidad y la precisión en la conducción

Mayor control de la estabilidad de la cabina y amortiguación bien equilibrada tanto para la cabina como para el chasis. Estos son los principales factores que supone la mejora del 50% en el control de la estabilidad y que pueden experimentarse en todas las nuevas cabinas FH.
 
“Un ejemplo de ello son los muelles de la suspensión en la parte posterior de la cabina. Se han separado 25 cm, lo que aumenta considerablemente el control de la estabilidad de la cabina”, explica Stefan Axelsson. El aumento de estabilidad de la cabina junto con la nueva geometría y el diseño mejorado de la suspensión delantera y trasera también ofrecen como resultado una mejor estabilidad direccional para el nuevo camión.
 
Todo ello proporciona al conductor una mayor sensación de precisión y control, de tal forma que la conducción en carretera resulta más segura y relajada. “Todos aquellos que han participado en el desarrollo de las nuevas cualidades de conducción se muestran muy orgullosos con el resultado”, afirman Niklas Fröjd y Stefan Axelsson.
2
Conducción