Protegemos el medio ambiente

En los años ochenta, los camiones se volvieron aún más sofisticados. Los motores se perfeccionaron, se hicieron más sólidos y, sobre todo, más ecológicos. Con el aumento del uso de los sistemas de suspensión neumática, las carreteras, las mercancías y los conductores podían disfrutar de una vida mucho más cómoda.

 

La presentación de los modelos FL6 y FL7/FL10 en el verano de 1985 fue un indicativo de la solidez de Volvo. Contaban con características completamente nuevas e innovadoras en comparación con otros camiones de la competencia dentro del mismo sector de la industria. Los FL7/FL10 constituían una clase totalmente novedosa de camiones que combinaba la eficacia y el peso ligero de sus predecesores (el modelo F7) con un motor de 10 litros y una potencia de motor de hasta 318 CV.