Un toque de suavidad

En caso de colisión, la fuerza a la que se somete el cuerpo del conductor equivale probablemente al doble del peso de todo su cuerpo. Por este motivo, es necesario que el interior de la cabina pueda absorber la energía y ceder al recibir el impacto del cuerpo humano.

En todas nuestras cabinas, el volante y el salpicadero tienen la capacidad de absorber la energía, al igual que las molduras que se encuentran a la altura de la rodilla. Todos los tejidos de la tapicería están también confeccionados con materiales resistentes al fuego.

 

Además, los accesorios del interior, como el horno microondas y la cafetera, están diseñados con una firme sujeción a la estructura de la cabina. De esta forma permanecerán en su lugar en caso de colisión o de un frenado de emergencia.