Las piezas básicas protegidas

El nuevo Volvo FMX está alcanzando el límite de distancia al suelo. Las ramas perdidas y las piedras proyectadas ya no suponen la misma amenaza que antes.

Quienes han probado el nuevo camión con suspensión neumática dicen que será indispensable. Ya sea en los bosques rusos, en las canteras sudafricanas o en cualquier sitio de construcción.

Lo único que sobresale son las ruedas

300 milímetros por encima del suelo

Anteriormente, la suspensión neumática era conocida por tener una distancia al suelo demasiado reducida para un uso amplio en construcción. Pero la nueva suspensión neumática trasera está a punto de cambiar esta idea. Su nuevo diseño eleva las partes vulnerables, tales como componentes de amortiguación y fuelles de aires, por encima de los ejes de tracción, donde quedan menos expuestas.

“Esto se traduce en al menos 300 milímetros de distancia al suelo y que la suspensión ya no está en la línea de fuego de rocas y piedras”, explica el responsable de planificación de producto Bosse Franzon que prosigue. “Los frenos de disco están protegidos ahora por jaulas de seguridad, pero incluso éstas se sitúan a 340 milímetros del suelo. Ahora lo único que cuelga son las ruedas.”

El aspecto de los camiones puede ser engañoso

Jonas Odermalm es uno de los responsables del nuevo chasis. Destaca que la distancia al suelo que se puede ver no es siempre la que se consigue: “A veces la parte delantera de un camión podría parecer estar elevada pero deja expuestos los componentes del motor justo más allá del parachoques. Algunos podrían tener una cubierta de plástico como protección, pero esto no sirve de nada. Por otra parte, el Volvo FMX tiene una placa de protección muy robusta para proteger el radiador y otras partes vitales.”

Los bajos del camión

Un eje motriz delantero completamente nuevo también desempeña un papel importante en la distancia al suelo. Se ha desplazado 100 milímetros hacia adelante para mejorar el ángulo de ataque. Y su parte más baja, la barra paralela, ahora queda protegida detrás de la carcasa del eje delantero.

Distancia al suelo

“Por supuesto, entre los ejes tenemos todos los componentes del chasis, que siempre ha estado ubicados más arriba en un Volvo”, señala Bosse Franzon. “Si se mira el perfil desde detrás del camión, se puede ver que los bajos del camión son más aerodinámicos, lo que ayuda a evitar quedar atrapado en superficies irregulares”, añade.

Palos y piedras

El protector del cárter de aceite que protege la parte inferior del frontal no es nuevo, pero es exclusivo en el sector de los camiones. “Es una auténtica placa deslizante, diseñada para resistir hasta cuatro toneladas y media de impacto de un objeto del tamaño de un puño”, explica Jonas Odermalm. Crea una superficie plana desde el parachoques al eje y protege los componentes del radiador y del motor de palos y piedras. “Además, si se pasa por un montón de arena y se vuelve a dar marcha atrás, no se llenará como una pala de untar queso sueco”, señala Bosse Franzon, con una sonrisa en el rostro.

Lea más sobre la suspensión neumática trasera para los camiones de construcción

5
Distancia al suelo